Paradojas del desempleo

20 / 09 / 2017 José María Vals
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La cifra de gasto en el pago a los parados sigue descendiendo y ya roza la de los años previos a la crisis, a pesar de que hay muchos más desempleados.

Solo el 3,7% de los jóvenes encuentra trabajo en las oficinas de empleo. Foto: Juan Manuel Prats

Hace muy pocas fechas que el Ministerio de Empleo y Seguridad Social hacía públicos los datos del gasto del Servicio Público de Empleo Estatal en pagar a los parados. Durante el mes de julio ascendió a 1.415,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 6,3% con respecto al mismo mes de 2016.

La cifra confirma la tendencia a la baja que mantiene desde hace años el gasto del Estado en atender las prestaciones y los subsidios a los desempleados y confirma también una de las principales paradojas de esta partida presupuestaria. Con casi el doble de parados que antes de estallar la crisis de 2008, el gasto total de desempleo es muy poquito superior al de aquellos años.

El Gobierno pone el énfasis en que la caída del paro reduce las cifras del presupuesto necesario para atender a los desempleados, pero hay más razones. Por ejemplo, El año 2016 cerró con un gasto en prestaciones por desempleo de 18.640 millones de euros (algo menos que los 19.000 millones presupuestados), con un descenso real del 9,5% respecto al año anterior. Es la cifra más baja de las registradas desde 2007, año en el que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) gastó 15.300 millones de euros.

Lo paradójico es que en aquel 2007 previo a la crisis en España había 2,1 millones de parados registrados y ahora la cifra se queda muy cerca de los 3,4 millones. ¿Qué ha pasado para que con un 62% más de parados la cifra dedicada a las prestaciones sea ahora solo un 20% más? La principal razón es que en 2007, de cada mil parados, 717 cobraban prestación o subsidio. Ahora la cifra media de 2017 se queda en 556.

Esto ocurre, según fuentes sindicales, porque muchos de los nuevos parados registrados en las oficinas del SEPE no llegan al mínimo de meses de cotización exigidos para tener derecho a la percepción de la prestación por desempleo. “Y la cifra total de gasto sigue siendo alta –añaden– porque la gran mayoría de los parados que piden la prestación son de los más mayores que van saliendo de las empresas por expedientes de regulación de empleo (ERE) o por las causas económicas que introdujo la reforma laboral de 2012, con lo que tenían sueldos altos y cotizaciones que dan derecho a prestaciones también altas”.

Colocaciones

Para este 2017, las cifras presupuestadas por el Gobierno ascienden a 18.318 millones de euros, con un 6,6% de descenso sobre 2016. Según las previsiones oficiales, las prestaciones por desempleo contributivas supondrán 10.982 millones de euros; los subsidios ascenderán a 4.569 millones de euros; la renta activa absorberá 1.075 millones de euros; y otros programas de ayuda supondrán un gasto de unos 1.800 millones más.

Y aquí está otra de las diferencias. Mientras que en 2007 un total de 30 de cada 100 desempleados recibía ayuda, asistencias (subsidios o renta activa), hoy esa cifra roza el 50%. Y los subsidios son menores que el paro que corresponde por haber cotizado.

También para 2017, y ahí está otra de las paradojas, el SEPE gastará 5.499 millones en políticas de fomento del empleo, de los que 3.249 millones son para inserción e incentivación de la contratación y otros 2.154 millones irán a actuaciones de carácter formativo. Sin embargo, según cifras oficiales, solo el 3,7% de los jóvenes que encuentran trabajo lo hacen a través del SEPE.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica