El imperio Freixenet se enfrenta a una elevada deuda y la familia busca soluciones

07 / 11 / 2016 Antonio Fernández
  • Valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 1 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Después de meses de posturas encontradas en la familia que domina el grupo Freixenet, una oferta de compra por parte de una de las ramas familiares ha puesto a la empresa en el punto de mira de los fondos de inversión.

Los últimos meses han sido de infarto para los dueños de Freixenet. Desde el pasado marzo, la pugna entre los accionistas, pertenecientes a la misma familia, ha puesto a la compañía vitivinícola en el disparadero. Las acciones de Freixenet pertenecen a distintas ramas de los Ferrer: el 42% está en manos de los Ferrer Noguer; el 29%, en manos de los Bonet Ferrer; y el 29% restante, en manos de los Hevia Ferrer. Estos últimos son los que propusieron la posibilidad de vender la compañía a la multinacional alemana Henkell, propiedad del grupo familiar Oetker.

Ahora, José Ferrer Sala, el patriarca de la familia, presidente honorario de la compañía, nonagenario pero con una envidiable vitalidad, ha puesto sobre la mesa una contraoferta para comprar el 51% del capital y evitar que la empresa caiga en manos de los alemanes: 230 millones de euros por las acciones que le faltan, una oferta ligeramente inferior a la de Henkell, pero que evitaría dolores de cabeza a los demás accionistas y, además, el tener que dar explicaciones.

“José Ferrer sigue el dictado de sus hijos, que le han dicho que haga la oferta. A sus 91 años, no lo habría hecho, pero le han pedido que fuese él quien lidere la contraoferta”, explica a TIEMPO una fuente cercana a la familia. José Ferrer es arropado por sus cuatro descendientes: Pedro, José María, Dolores y Mercedes Ferrer Noguer. Sus sobrinos Enrique, Carmen, Agustina y Montserrat Hevia Ferrer son los que tienen muy claro que quieren vender la compañía. Y la otra rama está dividida. A ella pertenecen José Luis, Eudald, Pedro y Pilar Bonet Ferrer. Eudald y Pedro, según algunas fuentes, son partidarios de vender, mientras que José Luis y Pilar no lo tienen tan claro.

José Luis Bonet, que también es presidente de Freixenet y de Fira de Barcelona, es la referencia para los demás miembros del clan. De hecho, casi se ha convertido en un portavoz oficial de la empresa y lleva meses mediando para aplacar los ánimos e intentar llegar a un acuerdo satisfactorio para todos. Su intención, afirman a este semanario fuentes cercanas al clan familiar, es “vender finalmente las acciones al patriarca”.

De ese modo, se evitarían comenzar un largo y costoso proceso de auditorías por todo el mundo, como exigen los alemanes: no hay que olvidar que Freixenet es una empresa con fuertes intereses en medio planeta, especialmente en Estados Unidos y Australia. Este proceso duraría meses y dejaría al albur de los alemanes la decisión final de si entrar en el accionariado o no. Pero supondría abrir sus intimidades a un grupo al que consideran competencia comercial.

La contraoferta de José Ferrer, pues, sería un bálsamo. “Lo que no quieren el presidente de honor y sus hijos es que alguien ajeno a la familia meta las narices en un imperio como el de Freixenet, que nació dentro de una familia y siempre ha sido familiar”.

Contactos fallidos

De hecho, según algunas fuentes consultadas, los Ferrer Noguer han estado buscando financiación para acometer la operación durante los últimos meses en algunos fondos de inversión, esencialmente radicados en Madrid. “Freixenet tiene en estos momentos un doble problema –señala a este semanario una fuente que conoce las negociaciones–. Por un lado, la elevada deuda que arrastra el grupo. Por otro, el gobierno interno de la compañía, cuyos resortes están exclusivamente en manos de la familia”.

El primer escollo se podría negociar con una cierta facilidad, aunque la deuda es abultada: unos 325 millones de euros a largo plazo y 167 millones más a medio. En el último ejercicio, los beneficios fueron de algo más de 2 millones, lo que es considerado una nimiedad, dado el tamaño del grupo. El tema se complica porque “cuando consigues el dinero pero ese dinero no es para eliminar deuda antigua, el riesgo se multiplica, puesto que resulta que sigues manteniendo altos niveles de deuda corriente pero encima debes unos cientos de millones más. Por tanto, ese dinero serviría únicamente para que cambien de mano unas acciones y para solucionar una situación a corto plazo, pero a medio y largo plazo significa una rémora”.

Sin embargo, el interés de los fondos de inversión contactados por los Ferrer Noguer se dirigía también a la gestión de Freixenet. “Todos los fondos exigen cambios en la gestión, porque no se fían de que todos los cargos de responsabilidad estén en manos de la familia. Y eso no se arregla con el cambio de tres o cuatro ejecutivos, sino que han de desplazar a familiares que, además, son accionistas del grupo. El problema, pues, es enorme y eso fue un escollo importante”, añaden las fuentes consultadas.

Curiosamente, los varones de la familia han tenido siempre puestos de responsabilidad en el grupo, mientras que jamás ninguna de las mujeres ha ocupado cargos directivos. “La profesionalización de la gestión es uno de los condicionantes que exigen los fondos de inversión a la hora de valorar los riesgos, aunque las referencias de los gestores sean impecables”. Pero no es solo eso: con la profesionalización de la gestión, los fondos restan poder a la familia y debilitan el control que esta ejerce sobre el grupo, lo que les situaría en una posición de presión para influir en algunas decisiones estratégicas del imperio del cava.

Los contactos con los fondos de inversión que los Ferrer iniciaron hace meses, pues, fracasaron. No sacaron nada en limpio. Algunas fuentes apuntan ahora a que la familia ha pedido la intervención de un gran banco para que sea este quien hable con otros fondos de inversión y accedan a financiar la operación de compra del patriarca. “El banco no asumirá en su tesorería el riesgo de la financiación, aunque parece que se ha comprometido a buscar inversores. Pero todo está en el aire todavía, porque no ha habido una respuesta”, subrayan fuentes cercanas al grupo. 

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

  • Por: Anónimo 22/06/2017 2:55

    wh0cd184788 <a href=http://erythromycin.live/>erythromycin</a> <a href=http://lasix.mba/>order lasix with no prescription</a> <a href=http://tricor.world/>tricor 145 mg</a> <a href=http://vardenafil.live/>vardenafil</a> <a href=http://azithromycin.mba/>azithromycin online pharmacy</a>

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica