Cómo Alonso sería campeón de F-1 con 5G

20 / 09 / 2017 Juana Pascual
  • Valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La nueva tecnología para móviles y otras aplicaciones será una realidad en 2019 y permitirá que un piloto controle su vehículo por conducción remota.

Pepper. Este robot está fabricado por IBM y en el futuro se le podrán dar órdenes por control remoto gracias a la aplicación de la tecnología 5G. Foto: David Ramos/Getty

Año 2027. Fernando Alonso, que ya tiene 46 años, acaba de ganar su tercer mundial. Pero no. No es el mundial de la Fórmula 1. Y tampoco se sienta en su bólido como lo hacía en 2017 en su McLaren Honda. Alonso ha ganado el campeonato de conducción remota de súpercoches que se conducen estando el piloto a cientos o miles de kilómetros de distancia de donde se encuentra el propio vehículo. Y todo ello gracias a que la telefonía móvil 5G será una realidad en 2027 en todo el mundo.

¿Ciencia ficción? Sí hoy, pero podría no serlo dentro de diez años si antes es una realidad la quinta generación de la telefonía móvil y se desarrolla como anuncian a bombo y platillo los expertos de organismos como GSMA o analistas de este mercado como Ovum y Jupiter Research, entre otros. Alonso, si aciertan estos expertos, podría conducir un coche deportivo desde su tierra natal y sentado en el sofá de su casa asturiana de Oviedo, estando el vehículo, por ejemplo, en el circuito de Sepan, en Singapur.

En el reciente Mobile World Congress de Barcelona de este año una operadora y un proveedor de infraestructuras ya hicieron una prueba parecida. Salvando las distancias, el asiento del conductor y el piloto –que no era Fernando Alonso– estaban en el hall de Telefónica, mientras que el vehículo estaba en un circuito de pruebas en Tarragona, a casi 140 kilómetros de distancia. Y fue posible gracias a una experiencia piloto y pionera, utilizando una red de pruebas 5G autorizada por la Administración.

Pero este no es el único ejemplo de lo que podría traer la tecnología 5G. Hay muchos más. Cientos. Miles, por decir alguna cifra, si imaginamos por ejemplo robots guiados por una supercomputadora cuántica dando órdenes para realizar tareas del hogar, recolectar cosechas, conducir aviones, realizar intervenciones quirúrgicas o construir viviendas. Y todo ello sin la intervención humana. La pregunta que hay que hacer es cuándo será una realidad.

¿Qué tiene que ocurrir para que estos ejemplos sean reales? Lo primero que tiene que pasar, a pesar de las ganas que tienen los fabricantes como Huawei, Nokia, Ericsson... de agarrar los miles de millones de euros que van a hacer falta para construir las nuevas redes que permitirán velocidades de conexión de hasta 100 Gb por segundo, es que los organismos que tienen que estandarizar la 5G lo hagan. Según el 3GPP, el ente que tiene que detallar las características de este estándar, hasta el año 2018 o 2019 no estarán en servicio las primeras redes comerciales de súper alta velocidad. En España serán necesarios, según cifras que manejan las operadoras españolas, alrededor de 500.000 emplazamientos 5G (diez veces más de los que existen en la actualidad) para poder conectar todos los dispositivos, máquinas, objetos o cosas, sean o no smartphones.

Este mismo mes, en la primera semana de septiembre y ante un descafeinado XXXI Encuentro de Telecomunicaciones en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que no contaba precisamente con las principales compañías del sector como Telefónica, Vodafone u Orange, el ministro de Industria, Energía y Turismo, Álvaro Nadal animaba a los operadores a seguir invirtiendo para completar la red 4G. Y empezar, una vez completada esta, el siguiente camino hacia la 5G. “Para ello pondremos a disposición de los operadores las frecuencias oportunas en la banda de 3,5 MHz, con el objetivo de que hagan sus pruebas”, decía el ministro.

Algunos periodistas congregados en Santander interpretaron las palabras del ministro en clave de que no hay prisa para la llegada de la 5G. ¿Tendrá que esperar Alonso para ser campeón del mundo de conducción remota? ¿Podrán tener las amas de casa en su cocina un robot que cocine tal y como lo hacía Ferrán Adrià en su restaurante El Bulli? Parece que en España sí habrá que tener paciencia, a pesar de que operadores y fabricantes, sobre todo los segundos, no hacen más que publicitar que ya tienen laboratorios preparados donde se están testando las posibles aplicaciones de la 5G.

Telefónica, Ericsson e IMDEA Networks anunciaron ya hace casi dos años 5TONIC, un laboratorio ubicado en Leganés para crear un ecosistema innovador de investigación en tecnologías 5G. Pasados estos dos años, se desconocen los avances o resultados de este espacio compartido. También Huawei, el gigante chino que acaba de desbancar a Apple como segundo fabricante de móviles en el mundo, se ha propuesto liderar el desarrollo de infraestructuras de 5G y ha creado con Vodafone y Telefónica sendos espacios de vanguardia para desarrollar 5G.

¿Qué dicen los expertos?

Intel, por citar otro actor que podría ser relevante en el ecosistema 5G gracias a su liderazgo en el sector de los procesadores, dio a conocer recientemente la creación de una plataforma para realizar pruebas con sus chips Core i7 y “circuitos de matriz de puertas programables”. Y todo ello con los parabienes de la propia 3GPP y la colaboración de los operadores móviles. Pero de momento, sin estándar, sin espectro, sin licencias y sin una red 4G terminada, la 5G y sus beneficios para los usuarios... tendrán que esperar unos años para que sea una realidad.

La GSMA, la asociación que engloba 800 operadores de todo el mundo y defiende los intereses de la industria del móvil, espera que las conexiones 5G lleguen a 1.100 millones en 2025, aproximadamente el 12% del total de conexiones móviles que existirán en ese año, más de 11.000 millones.

Otra consultora de referencia, Juniper Research, estima que en 2019 los ingresos por servicios 5G alcanzarán los 851 millones de dólares (711 millones de euros), y que durante los siete primeros años de existencia de la 5G la tasa anual de crecimiento de los ingresos será del 161%, hasta llegar en 2025 a unos ingresos de 269.000 millones de dólares (225.000 millones de euros). En este sentido, los operadores internacionales que más apostarán por la 5G, según los expertos, serán las surcoreanas SK Telekom y KT Corp, la japonesa NTT DoCoMo, la china Mobile y la estadounidense AT&T.

En España ninguno de los operadores quiere decir con claridad cuándo podrá tener su red 5G disponible para los clientes. Lo que sí se ha aventurado a señalar alguno de ellos es que no se puede volver a repetir el modelo de tener tres redes 5G diferentes, una por operador, lo que supondría unas cantidades de inversión milmillonarias, que no se rentabilizarían en muchos años y que redundarían en unos precios y tarifas por servicios difíciles de asumir por los clientes.

Enrique Blanco, global CTO de Telefónica, ha sido muy claro al respecto hace pocas fechas en sendas entrevistas publicadas por un periódico económico y otro de tirada nacional: “Apostamos por la compartición de las infraestructuras como la única de las maneras para que la 5G sea una historia de éxito”. Además, estimó que la tecnología 5G solo llegará cuando el mercado lo requiera. “España y Reino Unido serán, lógicamente, los primeros países de la huella de Telefónica donde se lanzará la 5G”.

La masificación del llamado Internet de las cosas, con miles de millones de dispositivos conectados en el periodo de 2020 a 2025 será, según los analistas, la primera gran aplicación que provoque adelantar el despliegue de la tecnología 5G. Según Ovum, la mayoría de los operadores construirán 5G en zonas urbanas en primera instancia, y en algunos casos en zonas rurales. “Los operadores –dice esta compañía– desplegarán redes 5G de alta frecuencia en algunas áreas urbanas para ofrecer servicios de alta velocidad de datos y ancho de banda, lo que proporcionará la oportunidad de ofrecer servicios 5G como la realidad virtual y la realidad aumentada”.

En esta fase 2020-2025, la experiencia del usuario en banda ancha móvil mejorará mucho en 5G respecto de la de 4G. Será cuando estén disponibles también los primeros smartphones de compañías como Samsung, Apple, Huawei o LG, con chips capaces de procesar la cantidad y velocidad de la transmisión de los datos que llegarán desde la Red al dispositivo. Velocidades que alcanzarán al principio los 5 Gb por segundo en 5G frente al máximo de 1 Gb por segundo que se da ya en 4G o 4,5G.

A la espera de que llegue este 5G, ya hay tecnologías que están cambiando el mundo que nos rodea. Inteligencia artificial, el Internet de las cosas, el Big Data, el aprendizaje automático o la realidad aumentada y virtual. Tecnologías que con una conectividad segura de súper alta velocidad y baja latencia omnipresente llegarán a la madurez en la era avanzada de la 5G, más allá de 2025. Solo así, en 2027 Alonso podrá ser el campeón de Fórmula 1 de conducción remota porque la 5G será ubicua y solo tardará dos milisegundos en llegar la orden de girar el volante desde su casa de Oviedo hasta el coche que esté en el circuito de Sepan, y eso a pesar de los miles de kilómetros de distancia que separan ambas ciudades.

GettyImages-645842158-F

Futuro. La tecnología 5G será ubicua y permitirá que las órdenes lleguen en dos milisegundos a miles de kilómetros de distancia. Foto: David ramos/Getty

GettyImages-645921982-F

La compañía china Huawei es una de las más interesadas en esta nueva tecnología para sus móviles. Foto: Lluís Gené

Lanzamiento en el mundo 

- Corea del Sur: KT Corp ha anunciado que lanzará servicios comerciales 5G en 2019

- Japón: NTT DoCoMo ha adelantado que lanzará servicios comerciales 5G en 2020

- China: China Mobile cuenta ya con planes para desplegar 10.000 estaciones base 5G en 2020

- Estados Unidos: los operadores esperan estar entre los primeros en lanzar redes inalámbricas 5G

- Europa: en julio de 2016, los principales operadores europeos publicaron un manifiesto 5G, en el que se indicaba el objetivo de tener tecnología 5G en al menos una ciudad de cada uno de los Estados miembros de la UE en el horizonte de 2020

- Oriente Medio: Etisalat ha indicado que lanzará una red 5G a nivel nacional para la Expo 2020 que se celebrará en los Emiratos Árabes Unidos

Tokyo 2020

Los primeros Smartphones 5G, para los Juegos

Qualcomm ha anunciado recientemente que los primeros smartphones 5G podrían llegar comercialmente a mediados de 2019, mientras que la consultora Strategy Analytics pronostica que los primeros dispositivos comerciales reales 5G estarían en camino para 2020.

El primer módem 5G de Qualcomm salió a la luz en octubre de 2016 con el nombre Snapdragon X50, pero las pruebas reales con estos dispositivos comenzarán en 2018. Strategy Analytics predice que los teléfonos inteligentes que lleguen al segundo semestre de 2019 serán solo para probar las redes. Las especificaciones que se desarrollen en las redes 5G también saldrán en esas fechas.

Intel, por su parte, publicitó su módem 5G en el CES de Las Vegas de este año, y Mediatek avanzó la cooperación con Nokia en el desarrollo del módem 5G en MWC de 2017.

Los smartphones 5G, sin embargo, no serán plenamente comerciales hasta 2020. En este punto, la tecnología habrá estado en desarrollo durante un par de años, las especificaciones habrán sido finalizadas y el espectro de red para algunos países se habrá asignado. ¿En España? La atención comercial se polarizará alrededor de operadores surcoreanos y los Juegos Olímpicos de Tokio.

Una red heterogénea con la fibra como eje

Para GSMA, que engloba a la casi totalidad de los operadores móviles y de los proveedores de infraestructuras de telecomunicaciones, el camino hacia la 5G será diferente del tradicional paso generacional de la industria del móvil. Será una historia de cooperación y competencia a la vez, en un entorno de red heterogéneo –con distintas tecnologías de conectividad (fibra, 4G, 5G, redes virtualizadas)– para ofrecer una experiencia de banda ancha sin límites, con una alta velocidad fiable, coherente y segura que pueda soportar servicios críticos y dar rienda suelta a soluciones innovadoras para la sociedad.

Fuente: GSMA

info-F

LPWA: redes de baja potencia y largo alcance, idóneas para el desarrollo del Internet de las cosas

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica