Black Friday: una locura que llegó para quedarse

05 / 12 / 2017 Marta Villaencina
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

En España comenzó a celebrarse hace cinco años, pero este viernes especial se ha ganado ya un hueco que amenaza con desbancar a la Navidad.

El Black Friday está importado de EEUU y llegó a España en 2012. Foto: Álvaro Sánchez/EFE

Maite, una madrileña de mediana edad, había quedado con su hermano como todos los lunes, para tomar el aperitivo. Este último era el inmediatamente posterior al fin de semana del Black Friday y su familiar directo no podía disimular la cara de asombro cuando comenzó a relatar lo que había comprado en esos tres días: una televisión, un colchón, una mesa nueva para el salón, un microondas y una aspiradora. “Te habrá tocado la lotería”, sugirió el hermano. “No –respondió la compradora–, es que los descuentos eran irrechazables”.

Esta fiebre compradora disparó las ventas de El Corte Inglés un 30% ya el primer día de las ofertas, que esta cadena, al igual que otras grandes superficies, adelantó al jueves y después mantuvo hasta el domingo. Las colas en las cajas de hipermercados como Carrefour tampoco dejaban lugar a dudas, con cientos de padres que llenaban sus carros con juguetes. El objetivo para el que nació este día estaba cumplido.

Noviembre nunca fue un gran mes para el consumo. Tras el verano y la vuelta al colegio o la universidad de los hijos, los hogares pasan su particular cuesta en octubre y noviembre, lo que se hace visible en las cifras de ventas de comercios y establecimientos de hostelería. La cercanía de la Navidad anima también a muchas personas a ahorrar un poco para financiar los pequeños dispendios de fin de año. Y así fue como nació el Black Friday. El viernes que sigue al cuarto jueves de noviembre siempre es puente en Estados Unidos, porque la noche anterior los norteamericanos han celebrado la noche de Acción de gracias.

Los comerciantes estadounidenses, con cadenas tan potentes como Walmart a la cabeza, comenzaron hace décadas la tradición de los descuentos en ese viernes de puente para intentar vender más. El ensayo salió bien y las cuentas de los comercios pasaron del rojo (pérdidas) al negro (beneficios) y de ahí surgió el nombre del Black Friday (viernes negro). A España no había llegado esta moda, pero las crisis agudizan el ingenio y en 2012 los grandes comercios decidieron apostar por esta fórmula para incentivar las ventas en un momento de retracción general del consumo. Y funcionó.

Aunque todavía es pronto para saber cuáles serán las cifras definitivas de este 2017, lo que sí se sabe es que las ventas por Internet aumentan de media un 300% en el Black Friday respecto a un viernes normal. También se sabe que en 2016 se incrementaron un 26% con respecto al año anterior. Y la consultora GFK ya ha dicho que este 2017 las ventas globales (por Internet y en tiendas físicas) de este viernes negro serían un 3,4% superiores a las de 2016. De hecho, otra gran consultora como KPMG ha señalado que todo esto apunta a que a partir de 2018 la facturación de los comercios en noviembre superará a la de diciembre.

Control de precios

Pero no es oro todo lo que reluce en este día tan especial para los comercios. Según un estudio realizado por la OCU sobre 13.000 productos agrupados en 14 categorías y en doce cadenas de distribución, entre el 24 de octubre y la víspera del Black Friday de este año, los precios de los artículos con subidas se habían incrementado de media un 8,9% y los que habían bajado lo habían hecho en un 8,4%, con un efecto global prácticamente nulo. El marketing y las ofertas puntuales sobre productos puntuales hacen el resto.

La cara positiva, sin embargo, viene de la mano del empleo. La irrupción de este viernes negro en los hábitos de compra de los españoles ha adelantado las fechas en las que las grandes superficies y muchos pequeños comercios refuerzan sus plantillas para la campaña navideña. Hasta 140.000 empleos temporales nuevos han sido provocados por este adelanto y además este año las empresas de empleo temporal aseguran que casi un tercio (el 31%) de los puestos de trabajo creados específicamente para esta campaña podrán convertirse en definitivos.

Y no solo las tiendas ven aumentada su actividad. La venta on line, que es la preferida para muchos de los compradores del Black Friday, también genera empleos en el sector de la logística de transporte. A los 7.000 repartidores que refuerzan en España la red de reparto a domicilio de las diferentes compañías de mensajería hay que sumar los aumentos puntuales de personal que se producen en los centros de distribución para poder realizar los más de dos millones de envíos que el sector prevé entre el viernes negro y el final de año.

EL-CORTE-INGLES-F

Primer balance. El Corte Inglés ya anunció un aumento del 30% de las ventas un día antes. Foto: Carlos Álvarez/Getty

41066330_60-F

Logística. Los envíos de compras por Internet superan los dos millones hasta fin de año. Foto: Emilio Naranjo/EFE

2625047_59-F

Empleo. El adelanto de la campaña de Navidad suma 140.000 empleos temporales. Foto: Josep García

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica