Bitcoinmanía

28 / 12 / 2017 Jesús Sánchez-Quiñones
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

La revalorización en más de un 2.000% de su precio en lo que va de año y el lanzamiento de futuros financieros en mercados organizados han atraído la atención hacia el bitcoin.

La fiebre de 2017 se llama bitcoin. La revalorización en más de un 2.000% de su precio en lo que va de año y el lanzamiento de futuros financieros en mercados organizados han atraído la atención hacia el bitcoin. Lo primero es catalogar qué es un bitcoin: una moneda o un activo. Su elevadísima volatilidad hace que sea difícilmente aceptado en transacciones reales. 

No intente pagar en Amazon con bitcoins. Se debería catalogar como un activo. De hecho, los dos mercados organizados de futuros (Cboe y CME) que han lanzado futuros sobre bitcoins, lo incluyen dentro del apartado de materias primas. Seguramente por descarte. Parece difícil argumentar que efectivamente es una materia prima. 

Cuando el precio de cualquier activo solo sube durante un prolongado periodo de tiempo, atrae a numerosos “inversores” que desean beneficiarse de dicha subida sin entender muy bien dónde están invirtiendo, ni qué motiva la subida de dicho activo. La tentación del dinero fácil ante burbujas de este tipo es una constante en la historia. Con el lanzamiento de futuros sobre bitcoins en mercados oficiales, es posible tener exposición al movimiento de los precios de los bitcoins sin realmente poseerlos. Es una paradoja que tanto las garantías solicitadas para operar en estos mercados como las liquidaciones diarias, no se realizan en bitcoins, sino en dólares. Si realmente fuera una divisa generalmente aceptada, se liquidaría en bitcoins, no en otra moneda.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica