Estrenos de la semana

17 / 03 / 2017 Antonio Díaz
  • Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
¡Gracias!

Locas de alegría es una vitalista road-movie italiana dirigida por Paolo Virzì (El capital humano). Crudo es una vibrante película de terror llamada a convertirse en clásico (y no apta para todos los estómagos). 

Locas de alegría

Dirección: Paolo Virzì

Reparto: Valeria Bruni-Tedeschi y Micaela Ramazzotti

Beatrice y Donatella son dos mujeres radicalmente opuestas. La primera es la histriónica y logorreica descendiente de un noble linaje italiano, mientras que la segunda es una discreta y silenciosa joven crecida en los suburbios a la que le han arrebatado un hijo. Sin embargo, lo que tienen en común es mucho más fuerte: ambas han sido internadas en una clínica por haber sido consideradas un peligro público. Locas de alegría es la historia de una fuga, literal y físicamente primero, y figurada y metafísica, después. El cineasta Paolo Virzì (El capital humano) coescribe junto a Francesca Archibugi y dirige esta alocada road movie, a medio camino entre Thelma y Louise e Il sorpasso.

Crudo

Dirección: Julia Ducournau

Reparto: Laurent Lucas y Bouli Lanners

Se estrena precedida de una fama que vale mucho más que cien campañas de publicidad: durante su proyección en el Festival Internacional de Toronto varios espectadores tuvieron que ser asistidos por los servicios médicos a causa de las náuseas que les habían producido ciertas imágenes del filme. Y ya se sabe que no hay nada que atraiga más a los amantes del cine de terror que un buen desafío. Obviamente, no es una experiencia apta para estómagos sensibles. En cualquier caso, la historia del descubrimiento de los secretos apetitos carnales y sexuales de la joven Justine no es solo carnaza gore pura. La cineasta francesa Julia Ducournau, de 33 años, debuta en solitario en el largometraje con esta película de terror contundente en la forma y en el fondo. Por un lado es un ejercicio de estilístico en la puesta en escena y en la manera de colocar las cámaras, pero sobre todo en la manera de representar la violencia física, de enseñar la sangre, los tendones y la carne que se desgarra con los colmillos. Por el otro, es un originalísimo relato de aprendizaje y de formación en el que la protagonista Justine, vegana y estudiante de veterinaria, se enfrenta al mundo adulto, a la tiranía de la imagen, de las tallas y de la belleza permanente, 24 horas al día, 7 horas a la semana. La Justine de Crudo es probablemente la Carrie de esta generación, con la diferencia de que ésta está finalmente concebida (escrita y dirigida) por una mujer.

Escríbanos: tiempo@grupozeta.es

COMENTARIOS

No hay comentarios

ENVIA TU COMENTARIO

  • Los campos marcados con "*" son obligatorios

Grupo Zeta Nexica